Alimentación del bebé a los 4 meses

Hasta los cuatro meses de vida, la alimentación del bebé es exclusivamente a base de leche. A partir de los 4-6 meses, podemos comenzar la introducción de alimentos sólidos en la dieta del bebé, principalmente papillas de cereales sin gluten, patatas o arroz.  Esta etapa, que se conoce como transición a la alimentación complementaria, debe realizarse progresivamente, siempre y cuando el peque manifieste signos de estar preparado, y como es lógico siempre con el visto bueno del pediatra.

Es importante recalcar que la alimentación del bebé no cambia drásticamente a los 4 meses. Su fuente principal de alimento sigue siendo la leche materna o de iniciación y las papillas de cereales sirven como complemento en su alimentación. Si estás pensando en dárselas a tu hijo, ten en cuenta que  no pueden contener gluten, deben ser semilíquidas al principio y con una textura suave, fácil de ingerir. Evita dar cucharadas demasiado cargadas de alimento para que no se atragante. No introduzcas más de un cereal por semana y recuerda que forzarlo a comer puede resultar contraproducente. Prueba con pequeñas cantidades y si el niño las rechaza, deja pasar un tiempo prudencial hasta intentarlo de nuevo. Hay críos que tardan más que otros en habituarse a nuevos sabores y texturas. ¡Paciencia! 😉

Algunos de los síntomas que manifiestan los bebés preparados para iniciar la alimentación complementaria son:

– Capacidad para sostener su cabecita y cuello
– Coordinación de manos y pies
– Mantenimiento y control de su postura
– Balbuceo de las primeras palabras
– Interés por los alimentos que comen mamá y papá

Vía: Medline

¿A qué edad comenzó tu bebé la alimentación complementaria?

 

Deja tu comentario!