Fiebre en bebes: medir la temperatura corporal

La fiebre en los bebés es una reacción natural del organismo ante “algún agente extraño”, normalmente algún tipo de infección. La fiebre infantil suele preocupar mucho a los padres pues a veces no saben cómo medir adecuadamente la temperatura corporal del niño. En función de la edad del bebé, se suele medir la temperatura en la boca, la axila, el oído o en el recto; aunque la temperatura rectal la más recomendada en los bebés por su exactitud y rapidez.

¿Quieres saber cómo medir la temperatura?

Las vías más adecuadas para medir la temperatura a los niños menores de cuatro meses suelen ser la boca o el recto. La mayor ventaja de medir la temperatura vía rectal, aunque sea más incómoda para el pequeño, es que resulta muy exacta y en uno o dos minutos como máximo sabrás perfectamente si tu pequeño tiene fiebre o no.
Medir la temperatura rectal
resulta bastante sencillo (lo peor de todo el proceso será lograr que tu bebé se mantenga quieto mientras realizas el proceso). Para hacerlo, la postura más cómoda es la de tumbar al bebé sobre tus piernas e introducir el termómetro en su ano. Puedes echarle un poco de cremita o aceite para que no sea tan molesto. Mantén al peque quieto durante ese minuto y medio o dos minutos para que el resultado de la medición sea optimo.

Cuando son niños mayores de cuatro meses, los padres suelen ir probando el método que mejor les funciona con sus hijos; en algunas ocasiones puede ser el oído, otras la boca o la axila. Normalmente el termómetro bucal y el termómetro de oído son los más exitosos.
Para medir la temperatura bucal no tienes más que introducir el extremo del termómetro en su boca y dejarlo durante unos minutos (si tienes el termómetro digital te avisará con un “pii” de cuando la medición esté hecha). En el oido el proceso es el mismo, lo único que cambia es la ergonomía del termómetro, que se adapta en un extremo a la oreja del niño y en el otro a la mano del adulto.

Cuando los niños son grandes se opta por la medición de temperatura en la axila, porque es la manera más sencilla y los niños ya se muestran más colaboradores. Para medir la temperatura axilar, coloca el termómetro bajo cualquiera de los dos brazos del niño. El extremo del termómetro debe de estar siempre en contacto con la piel para que se pueda realizar la medición de temperatura adecuadamente.

Para medir si tu hijo tiene fiebre o no, hay varios tipos de termómetros; hoy en día los más utilizados siguen siendo el de mercurio y el digital.  Numerosos pediatras aconsejan los termómetros digitales cuando se trata de niños pequeños por ser muy seguros y cómodos de utilizar.

 

 

 

Deja tu comentario!