Sujetadores de lactancia ¿son una compra imprescindible?

Comprar un sujetador de lactancia puede venirnos muy bien durante el embarazo y también después del parto, a la hora de amamantar al recién nacido . Sin embargo, algunas mujeres no lo consideran una prenda imprescindible y se apañan muy bien con los sujetadores tradicionales. El uso de sujetadores de lactancia se recomienda sobre todo para dar el pecho, puesto que sus cierres y ergonomía facilitan las tomas sin necesidad de quitar toda la prenda interior (muy práctico cuando no estamos en casa).

A pesar de ser una decisión personal, cada vez más mujeres deciden probar el sujetador de lactancia desde la etapa de gestación,  momento en el que se perciben cambios notables en los pechos de la mujer: aumentan de tamaño, duelen, o se vuelven hipersensibles al roce de la ropa o la mano. Si lo usas desde este momento hasta la subida de la leche, se le saca bastante partido.

Nuestras recomendaciones a la hora de comprar un sujetador de lactancia son las siguientes:

– Tirantes anchos y ajustables
– Varios cierres delanteros (normalmente son corchetes) para mayor sujección del pecho
– Que se amolden a la forma de tus pechos. Los sujetadores sin aros suelen ser los más indicados en estos casos
– Tela cómoda y transpirable

Puedes encontrar este tipo de sujetadores en tiendas como Prenatal, Mothercare o Selene

 

¿Crees que son útiles los sujetadores de lactancia?

 

Deja tu comentario!